¡Gracias Dittirambo!


¡¡FELIZ 2015!!

¡¡FELIZ 2015!!

Acaba 2014, comienza 2015. No me gusta hacer resúmenes de los años que van pasando, simplemente pasan y quedan en el recuerdo, lo bueno y lo malo. Pasará el tiempo y se mezclarán los años, pero puedo decir que este 2014 acaba mejor que empezó. No tienen nada que ver “los brotes verdes” de los que habla un gobierno que no sabe muy bien dónde vive, pues sigo más parado que un avión de mármol, pero los ánimos, mis ánimos se han ido renovando y acabo el año con muchísimo mejor humor que lo acabé y con unas promesas internas, que van mucho más allá de lo tangible, de lo que se puede poseer.

Bailando contemporáneo

Bailando contemporáneo

¿Y qué es lo que tiene la culpa de que este año acabe mejor que empieza? Lo diré en una sola palabra: Dittirambo.¿Y qué significa Dittirambo? ¿Es un lema a lo “Hakuna Matata”? No, es algo más. Bien es cierto que cada persona le damos significados especiales a ciertas palabras. Literalmente es el nombre que le hemos dado al grupo de artes escénicas que hemos creado un grupo de gente con afán de cantar, bailar y actuar por amor al arte. Subjetivamente para mi significa unión, pasión, esfuerzo, amor… vida.

El grupo lo conformamos cerca de una treintena de personas que cada domingo se mata ensayando para, actualmente, preparar un musical “Espectacular, Espectacular”. Aprendemos, compartimos, luchamos por llevar a cabo un proyecto que nos costará mucho, pero que todos sabemos que saldrá adelante y saldrá bien.

Primera foto Dittirambesca oficial

Primera foto Dittirambesca oficial

Todas y cada una de las personas que crean este grupo aportan algo. Risas, conocimientos, experiencias… Todas me han dado algo y se lo agradeceré siempre. Gracias por enseñarme a bailar, cantar, actuar y terminar con unas agujetas que agradezco cada lunes. Y lo mejor no es juntarnos todos los domingos, es saber que están ahí.

No puedo decir que solo ellos me hayan ayudado, mis amigos saben y yo soy muy consciente de todo lo que ha hecho la gente por mi. Pero esto ha sido una sorpresa inesperada y debo agradecérselo.

¡Sois grandes y llegaréis lejos!

Gracias por estos meses y por lo que está por llegar. Dittirambo será más conocido este año que llega…

Anuncios

En todo este tiempo… [Conversaciones universales]


Y un abrazo a veces... es la mejor medicina

Y un abrazo a veces… es la mejor medicina

– ¿Sabes?, en todo este tiempo he estado pensando…

– Espera.

– ¿Qué?

– ¿En todo este tiempo…? ¿Cuánto tiempo es eso?

– Si me dejases hablar y terminar lo que estoy diciendo, podría completar mi frase.

– Vale, continúa.

– Gracias. Durante todo este tiempo he estado pensando, dándole vueltas a la cabeza y he llegado a la conclusión de que si siguiéramos juntos, las cosas entre ella y yo serían muy distintas.

– ¿Puedes ser más obvio?

– ¿Cómo?

– Claro, si siguierais juntos, no estaríais separados, no estarías pensando todavía en ella como lo piensas, no seguirías recordándola como si fuese una diosa…

– ¿Como si fuese una diosa?

– ¿En serio? ¿Te fijas en esta última mierda que te acabo de decir? ¡Déjalo ya! ¿Cuánto hace ya que se acabó? Mira, ni me lo recuerdes. Si estuvieras con ella, lo único que cambiaría es tu “estado ¿civil?”, ni siquiera eso, pasarías de estar soltero a tener novia. ¿Serías feliz? Lo dudo, ya que otras tormentas rondarían tu alrededor. Piensa en algo distinto, evoluciona. Sé que la situación es jodida, pero creo que puedes conseguir lo que te propongas, no eres tonto y puedes dar mucho…

– Perdona…

– No pidas perdón. Ya está bien de lamentaciones. Sigue adelante… estoy convencido de que encontrarás a alguien, no te voy a decir si mejor o peor ya que si la encuentras, seguramente sea mejor ¿por cuánto tiempo? eso es imposible de saber, ante todo te soy sincero, nunca sabemos que nos depara el futuro, se que suena completamente banal, estúpido y simple. Mis palabras no quieren aliviarte, quieren concienciarte. ¿Existe el destino? no lo se. ¿Encontrarás a alguien? Espero que si, porque te lo mereces.

– Gracias…

[Y cuántas conversaciones como estas habrá escuchado la humanidad…]

Casi las dos


Son casi las dos de la mañana y me pongo a escribir sin saber muy bien lo que quiero expresar. Tan solo me dejo llevar por el movimiento de mis dedos sobre el teclado del ordenador. Tengo sueño. No pienso.

10 de diciembre. Fecha importante pues hoy cumple años mi madre, a nadie le importa salvo a aquellas personas que nos importa. Solo escribo. Felicidades mamá.

Continuamente me repito que debería pasarme más por este pequeño rincón del ciberespacio. El cual desde abril no supo más de mi hasta este preciso momento. ¿Y por qué ahora? ¿por qué me pongo a escribir casi a las dos de la mañana? No lo se, no le busco el sentido. Solo escribo.

Miro a mi alrededor y veo mi habitación, no tan desastrosa como estaba hace un rato, no tan limpia como le gustaría a mi madre. Me miro las manos y pienso en lo que debo hacer mañana. Muchas cosas… o no tantas. Me dejo llevar. Se acerca la hora.

Entre cine y música, mi cerebro piensa en una nueva historia. Una nueva creación. Un nuevo proyecto. Pienso también en el proyecto que tengo entre manos junto a un grupo de personas increíbles. Pienso en lo bueno, lo malo llega solo. Dos minutos más.

En 21 días acabará este 2014, prefiero aún no hacer ningún tipo de resumen, ni de análisis, prefiero esperar. Me quedo pensando… pasan los segundos… Son las dos.

Haciendo cine (I)


LA MUÑECA DE ISABEL

Me siento decidido y contento por haber retomado de nuevo este blog, este rincón personal que tantas oportunidades ha tenido y ha desaprovechado, por ello me dispongo a crear una nueva sección, “Haciendo cine”.

¿Por qué hago estEn el set, ensayando...a sección aquí teniendo ya una web de críticas cinematográficas?
Muy sencillo, porque aquí hablaré de mi experiencia en este mundo. Desde hace ya casi dos años me encuentro estudiando dirección cinematográfica en la Escuela de Artes Audiovisuales de Talavera de la Reina (ECAAT) y nunca había hablado de ello. Creo ahora que es buen momento para hacerlo.

Y lo hago entrando en faena, hablando de mi última experiencia. Hablemos de “La muñeca de Isabel”, de Cebras, mi primer cortometraje escrito y dirigido y publicado ya en internet hablaré en otro momento.

La Muñeca de Isabel es un cortometraje escrito por niñas de 8 a 12 años del curso juvenil de la ECAAT, el cual comanda esa gran persona que es Gon Ramos. Su empeño y dedicación, el de las niñas, ha sido sublime. Se nota que la imaginación en esas edades funciona a las mil maravillas y de ellas surgen historias como las que nos contará el cortometraje, ya grabado y listo para la postproducción.

Una historia de intriga y terror que nos mostrará por primera vez el buen hacer de las cinco pequeñas y el chico del grupo. Resulta muy destacable las ganas puestas y la fuerza con la que han trabajado, a pesar del cansancio que supone repetir una y otra vez las mismas escenas.

Fueron dos días intensos en los que un servidor estuvo del lado de la producción y al servicio de las pequeñas. Una experiencia, una más, para recordar y darse cuenta de lo bonito y complejo que es hacer cine.

[Continuaremos la sección con los siguientes proyectos…]

Palabras “adecuadas”


Tenía pensado escribir sobre algo diferente pero al ver las noticias hoy, una periodista, muy bella ella por cierto, ha pronunciado una frase utilizando unas palabras no demasiado adecuadas. La frase en cuestión ha sido, casi literalmente, la siguiente:

“…48 horas después del fallecimiento de Tito Vilanova, el Barça tiene hoy un partido de VITAL importancia para seguir VIVO en la Liga…”

Señorita periodista, siendo sutil y educado le diré que sus palabras no han sido del todo acertadas. No puedes hablar de la muerte de una persona para utilizar después palabras como “VITAL” o “VIVO” haciendo referencia a un equipo de fútbol, que si pierde, lo único que le sucede es no ganar un campeonato. Afortunadamente la época de los gladiadores romanos pasó y si pierdes, no tienes a un recinto enfurecido con los pulgares hacia abajo sentenciándote a morir.

Esto es culpa de esa manía periodística de utilizar las mismas frases para referirse a los mismos temas. Llegados a este punto me acuerdo siempre de mi gran amigo Javier C. (redactor de Desde el 15) el cual siempre me comenta este tipo de cosas. No le falta razón, pues la pobreza léxica del periodismo es latente cuando te pones a ver las noticias. Las frases típicas y tópicas aparecen y no nos damos cuenta de que la utilización de esas frases es repetitiva y en este caso que nos atañe, incluso hiriente.

Otra frase que se ha dicho hoy en los informativos, la cual me ha pasado la señorita Cristi, es la siguiente…

“… y como es habitual, el ganador fue un keniata.”

Esta frase hace referencia a la Maratón de Madrid, celebrada hoy, la cual ha ganado el keniano Ezekiel Kiptoo Chebii. La frase puede parecer inofensiva pero detrás de ella ¿se podrían atisbar tintes racistas? El empleo de la palabra “habitual” puede significar mucho más de lo que a priori parece, una referencia a que siempre gana una persona de Kenia o ¿es en realidad una referencia a su color de piel? Podríamos entrar a debatir esta cuestión y no estaría mal que lo hiciésemos.

El periodismo cada vez está más infravalorado y en muchas ocasiones encuentro las razones. No es de extrañar que se hayan nombrado las profesiones de leñador y periodista las peores para ejercer en 2014 según un estudio realizado por el portal Careercast.com. No me arrepiento de haber estudiado lo que estudié, no me da vergüenza decir que soy periodista (desocupado… qué raro), pero me da rabia ver como cada día el periodismo se hunde más debido a la poca profesionalidad, al cada vez más interés político que reina en cada uno de los medios de comunicación. El periodismo puro no existe y es una pena… Esperemos que llegue el día en que mejore.

Mi montaña rusa…


Montaña Rusa

Montaña Rusa

No se en qué momento de nuestra vida lo hacemos, unos antes y otros después, pero cuando te subes en ella no puedes bajar hasta que llega el final, ese final tan triste y odiado para aquellos que te rodean, porque por suerte, cuando llega el final, tú eres el único que no se da cuenta.

¿De qué narices estoy hablando? ¿Dónde nos subimos? Se llama “Montaña Rusa”, la montaña rusa de tu vida. Puede sonar cursi, ridículo y típico, no soy el primero ni seré el último que compare su vida como una eterna montaña rusa de la que no puedes bajar. Pero llegan momentos en la vida en los que te das cuenta que las curvas son jodidas, los looping nos ponen bocabajo durante demasiado tiempo y no parecen volver a la normalidad y que cuando llegamos a la cima… ésta dura demasiado poco y volvemos a descender.

¿En que momento me encuentro yo ahora? Pues la verdad es que dependiendo de la temática que nos pongamos a hablar me encuentro subiendo o en un looping eterno. Quizás más lo segundo, hay cosas que llevan sin salir bien demasiado tiempo y que cuando parecía que volvíamos a subir, la bajada es aun más fuerte y con vuelta incluida… menos mal que no llevo nada en los bolsillos y estoy bien sujeto.

Llevo gritando demasiado tiempo, los nervios a flor de piel, las lagrimas salen cada vez con más fuerza y aunque no quiera soltarme las fuerzas se desgastan. No quiero que acabe el viaje, porque eso sería ir de cabeza al otro barrio, pero si deseo que tomemos unos segundos de respiro y subamos tranquilamente a una cima que se mantenga durante un tiempo.

Encuadres (3)


Entre la luz y la oscuridad

Contraluces preciosos

Contraluces preciosos

El sol desciende lentamente para nuestros ojos, se avecina la noche entre un maravilloso contraste. La oscuridad nos acecha, o nos damos prisas o no podremos ver nada. El chisporroteo de los cables que penden sobre mi cabeza capta mi atención. Busco la imagen. La fotografío.

Curioso resulta que esa especie de cruz gigante del fondo nos pueda salvar de la oscuridad, sosteniendo los cables que transportan esa cosa tan importante llamada electricidad. Sin hacer analogías religiosas referentes a cruces, podremos decir que al final siempre tendremos luz, solo debemos saber buscarla. Y entre las luces y las tinieblas siempre podremos ver y recordar sombras preciosas.