Palabras “adecuadas”


Tenía pensado escribir sobre algo diferente pero al ver las noticias hoy, una periodista, muy bella ella por cierto, ha pronunciado una frase utilizando unas palabras no demasiado adecuadas. La frase en cuestión ha sido, casi literalmente, la siguiente:

“…48 horas después del fallecimiento de Tito Vilanova, el Barça tiene hoy un partido de VITAL importancia para seguir VIVO en la Liga…”

Señorita periodista, siendo sutil y educado le diré que sus palabras no han sido del todo acertadas. No puedes hablar de la muerte de una persona para utilizar después palabras como “VITAL” o “VIVO” haciendo referencia a un equipo de fútbol, que si pierde, lo único que le sucede es no ganar un campeonato. Afortunadamente la época de los gladiadores romanos pasó y si pierdes, no tienes a un recinto enfurecido con los pulgares hacia abajo sentenciándote a morir.

Esto es culpa de esa manía periodística de utilizar las mismas frases para referirse a los mismos temas. Llegados a este punto me acuerdo siempre de mi gran amigo Javier C. (redactor de Desde el 15) el cual siempre me comenta este tipo de cosas. No le falta razón, pues la pobreza léxica del periodismo es latente cuando te pones a ver las noticias. Las frases típicas y tópicas aparecen y no nos damos cuenta de que la utilización de esas frases es repetitiva y en este caso que nos atañe, incluso hiriente.

Otra frase que se ha dicho hoy en los informativos, la cual me ha pasado la señorita Cristi, es la siguiente…

“… y como es habitual, el ganador fue un keniata.”

Esta frase hace referencia a la Maratón de Madrid, celebrada hoy, la cual ha ganado el keniano Ezekiel Kiptoo Chebii. La frase puede parecer inofensiva pero detrás de ella ¿se podrían atisbar tintes racistas? El empleo de la palabra “habitual” puede significar mucho más de lo que a priori parece, una referencia a que siempre gana una persona de Kenia o ¿es en realidad una referencia a su color de piel? Podríamos entrar a debatir esta cuestión y no estaría mal que lo hiciésemos.

El periodismo cada vez está más infravalorado y en muchas ocasiones encuentro las razones. No es de extrañar que se hayan nombrado las profesiones de leñador y periodista las peores para ejercer en 2014 según un estudio realizado por el portal Careercast.com. No me arrepiento de haber estudiado lo que estudié, no me da vergüenza decir que soy periodista (desocupado… qué raro), pero me da rabia ver como cada día el periodismo se hunde más debido a la poca profesionalidad, al cada vez más interés político que reina en cada uno de los medios de comunicación. El periodismo puro no existe y es una pena… Esperemos que llegue el día en que mejore.