Otro 11 de marzo para recordar…


Torbellino de agua provocado tras el terremoto en la costa de Japón

Ayer me levanté estresado, nervioso y con ilusión. Ayer me iban a comunicar si tenía un pequeño lugar en el mundo donde irme el año que viene a estudiar el primer semestre de mi último año de carrera. Una lista en mis manos ordenaba por orden de preferencia las universidades que había elegido el día anterior tras dar muchas vueltas. Uruguay, Argentina, Chile y como últimas opciones me quedaban México y Colombia (fuera de la lista)

Me levanté pensando en ello y al mismo tiempo un temblor frío sacudió mi cuerpo al recordar la fecha. 11 de marzo, siete años ya de aquel día en que España sufrió el mayor atentado de su historia. 192 fallecidos, cientos de heridos. Yo iba a tercero de la E.S.O, creo recordar, y fue un día que no olvidaré jamás. Lo pensé un momento, recordé a las victimas y encendí el ordenador.

Malas noticias se asomaban nada más conectar con la página web de El País. Terremoto en Japón. 8,9 grados en la escala de Richter. Tsunami. Alerta máxima. Cientos de palabras se mezclaban en mi cabeza, la información era muy clara, el mayor terremoto en la historia de Japón acababa de suceder hacía escasas dos horas. Un tsunami había barrido la costa norte del país y los primeros cuerpos inertes aparecían por las calles, las alertas de tsunamis se extendían hasta las costas de Chile, Perú, México, California…

11 de marzo. Otro suceso catastrófico sucedido en un día ya de por sí olvidable. La naturaleza ha vuelto a atacar al ser humano y ha vuelto a demostrar que nada es tan potente como ella. La naturaleza manda y nosotros no podemos hacer nada.

Ante esta catástrofe salí corriendo hacia el Campus de Móstoles de la Universidad Rey Juan Carlos. Llego justo a tiempo, me siento y me dicen que ninguna de las universidades de mi lista está disponible. Última oportunidad, me dan a elegir un par de universidades, decido y la decisión es irrevocable. Mi destino es el Instituto de Estudios Superiores del Colegio Holandes, situado en México D.F. Con ilusión, alegría y nervios tomo en mis manos la hoja que me otorga una plaza en este lugar para estudiar desde agosto a diciembre de este año.

11 de marzo de 2011, otro día más que recordar para el resto de mi vida. Cosas buenas y malas pasaron. Cosas que nunca se olvidarán.

Anuncios

Mala Sangre


Existen personas que se dedican a vivir su vida, felices, sin ninguna preocupación, ellos son los que mandan y tienen el poder sobre ti, ya sea en el trabajo, en la universidad… en todos los lugares existen.

Repito, estas personas son felices, viviendo su vida… y fastidiando la de los demás, son felices haciéndonos sufrir, ya sea mandándote algo que hacer cuando ya está todo hecho, o colocándote un examen imposible con preguntas insustanciales y sin sentido que resultan incontestables.

Este tipo de gente actúa con maldad y no le importa una mierda el tiempo que te hayas pasado estudiando o trabajando, no le importas, tenlo claro, ellos son felices haciéndotelo pasar mal, son infinitamente más felices viendo como suspendes o como trabajas, que aprobándote o charlando contigo amistosamente.

Yo los llamo “Mala Sangre”, son malos, no te tienen ningún tipo de respeto, se burlan en tu cara, cuatro meses tirados a la basura porque ellos quieren, son como el último Joker de Batman, sonríen te miran a la cara y piensan ¿Por qué tan serios? ¿Tenéis algún problema?

Solo queda esperar un tiempo ahora y la próxima vez ir con un escudo protector para que nada te afecte, para que nadie pueda tirar tu trabajo por la borda o hacértelo imposible, a trabajar se ha dicho.