Volvemos a México…


Veintidos días después de mi llegada del Distrito Federal, volveré a tomar un vuelo de vuelta a México. Esta vez el destino es Cancún, la Riviera Maya, el paraíso, un lugar para descansar, reposar y quitarte el estrés acumulado de los últimos meses.

Me esperan ocho días de relax, de hacer lo que quiera, de olvidarme de problemas y no pensar en nada. Lo necesito y pienso aprovecharlo. Post corto y conciso. Con esto no quiero dar envidia a nadie…

Anuncios

El día que acabaron con Megaupload


Parecerá exagerado, parecerá absurdo, parecerá que se está tratando como si el mundo se estuviera acabando, no es así, pero el golpe dado por el FBI con el cierre de Megaupload puede hacer cambiar las tornas en el mundo de Internet.

Megaupload, según los datos que se han aportado movía el 4% del contenido en la red. Todos tenemos claro que la gran mayoría de su contenido era con derechos de autor y que se estaban vulnerando esas leyes absurdas que reinan en este planeta, pero también había contenido de gente (como yo) que teníamos nuestros trabajos, fotos y demás cosas privadas y personales para evitar ocupar un espacio en nuestros ordenadores.

Este gestor de archivos, como bien se ha dicho en todas las redes sociales, ha hecho mucho más por la cultura de este país que los propios ministros. Debemos pensar en alternativas. Se habla de pérdidas millonarias debido a la piratería, pero no se habla de la publicidad gratuita que se da con este tipo de páginas web.

Gracias a Megaupload (en este caso) hemos podido disfrutar de series de televisión que de otro modo sería imposible poder visionar, pues no llegan a España o es que alguien ha pensado en distribuir series como Psychoville en nuestro país, gracias a esto, la distribución aumenta y bien es sabido que no todos tenemos el tiempo ni el dinero para ver las cosas cuando las ponen en la tele, o para contratar servicios como Digital + u ONO para poder disfrutar de series en “exclusiva”.

En estos momentos en los que vivimos, la cultura libre es lo que debería llevarse. No digo que no se gane dinero con el producto que uno crea, digo que debemos buscar alternativas para conseguir ese dinero. Señores cantantes, den más conciertos y demuestren lo que valen. ¿Hablamos de cine? Bien pues si ustedes, señores de la industria, hicieran que las entradas para el cine fueran más baratas, seguro que la gente iba el doble. De las series de televisión no hablo porque no veo una solución por ninguna parte.

Entiendo las excusas que me puedan poner, pero no las comparto. Debemos replantearnos este mundo capitalista, debemos saber que el futuro está en Internet y si no sabemos eso, estamos acabados.

Espero que pronto salgan alternativas para que todos podamos disfrutar de una cultura libre y sin barreras, no digo gratis, digo más barata y asequible para todos…

 

6,8 Grados


Estos 6,8 grados no son la temperatura del Distrito Federal en estos días, el calor que hace no es normal para esta época del año. No es normal ir en manga corta por la calle. 6,8 grados tampoco es el porcentaje del alcohol de la última copa que me tomé (si mal no recuerdo fue un tequila… por lo que los 6,8 grados le quedan bien lejos).

6,8 grados es la intensidad en la escala de Richter del último terremoto (temblor, mejor dicho) sucedido en la capital de México, un temblor que, según dicen, duró entre uno y dos minutos, yo lo sentí tan solo unos segundos y lo cierto es que me sorprendió bastante, no llegué a asustarme por completo porque lo noté muy leve, pero si me causó impresión.

Puede que a algunos les parezca una tontería que escriba sobre esto, pero es la primera vez que siento un temblor de tierra bajo mis pies, y no puedo pasar la oportunidad de dejarlo por escrito aquí en el blog.

Iba caminando por el Mixup de plaza Reforma 2.22, justo cuando entré en la tienda vi que un DVD de “La Dimensión Desconocida” de Alfred Hitchcock situado en la entrada se cayó, pensé que una persona que pasó al lado lo había tirado. Me paré justo delante de unos estantes que tienen llenos de películas muy baratas y al comenzar a ojear las ofertas sentí como el estante se movió, volví a pensar que alguien lo había empujado, pero cuando miré y vi que nadie lo estaba rozando me quedé fijamente mirando el estante y vi como no dejaba de temblar.

Me asomé fuera de la tienda y observé atentamente como los adornos que cuelgan del techo de cristal con motivo de las fiestas navideñas se movían sin cesar. Tras dos segundos sin saber qué hacer, vi como el centro comercial se vaciaba. La gente, sin prisa pero sin pausa, salía del recinto. La tierra se movía.

Fueron tan solo unos diez o quince segundos los que yo pude notar el sismo, no ha habido réplicas, al menos yo no he notado nada, el mini-susto se pasó y todo volvió a la normalidad, dejando un saldo blanco de víctimas en Ciudad de México. Un temblor que no pasó a mayores, pero que pienso recordar para siempre… 10 de diciembre.

Encuadres (2)


El perro que quiso ser guardián

Vigilancia eterna...

Vigilancia eterna...

Mirada fija hacia la cámara, mirada fría y desconcertante, ¿en qué pensará un perro? Tumbado en plena Calzada de los Muertos de Teotihuacán se encuentra el animal, tomando el sol, descansando.

Al fondo, cientos de personas ascienden y descienden por las escaleras de la eterna Pirámide del Sol. La gran pirámide azteca que se encuentra situada a escasa hora y media de la capital mexicana.

Mientras, el perro observa atentamente el objetivo. Pensamos en los legendarios perros del imperio azteca, los Xoloitzcuintle, las mascotas de los grandes emperadores, como Nezahualcóyotl. No eran perros de gran corpulencia, eran pelones y de tamaño medio, pero debían sentirse como el perro de la imagen, agradecidos por encontrarse ahí, en un lugar sagrado, un lugar mágico.

El perro que quiso ser guardián se levanta tras posar para la cámara y continúa su camino por el desierto que ofrece el lugar hasta perderse más allá de la Pirámide de la Luna…

 

Intermitencias


Siento no escribir más. Siento no informar de todo aquello que hago. No tengo tiempo y la pereza me puede. Un mes en blanco que retomaré en cuanto me sienta más relajado. De momento tengo ganas de escribir algo fuera del viaje. Algunos pensamientos que solo puedo expresar de un modo metafórico y medio poético.

Piensas, meditas e intentas no pensar en lo que dejaste atrás. No puedes evitarlo, no puedes hacer otra cosa que sentir lo estúpido que llegaste a ser. Miras al presente y ves que todo va bien, todo va mucho mejor de lo esperado. El viaje te ha otorgado el descubrimiento de lo que puedes llegar a ser. Maduras, agradeces todo lo que en este increíble país han hecho por ti. Das las gracias cada día por estar con quien estás, no hace falta decir nombres, los responsables de mi felicidad saben quienes son.

Proyectos futuros. Futuro al que no quieres mirar. Porque el futuro indica un final. Un final que, por ahora, no quieres que llegue. Mientras tanto eres feliz, feliz al 90%, el porcentaje restante para completar el círculo es difícil de llenar. Falta algo, alguien… Y pasas los días entre intermitencias de ánimos que te golpean de repente sin esperarlo… como una oruga que camina lentamente por la calle, a la que en cualquier momento pueden pisar y hacerla desaparecer.

 

En cuatro días arrancamos…


Ansiedad, nervios, cabeza a punto de estallar. Mi cuerpo reacciona de un modo impredecible ante el destino que me espera al otro lado del mundo. Méjico será una realidad dentro de cuatro días. Méjico será mi habitat durante los próximos cinco meses. Méjico será mi tierra y espero que ella me acoja con cariño.

El vuelo es lo que más me preocupa, no me engaño, pero viendo lo bien que les ha ido a la señorita Leblan hasta llegar a San Francisco y a la parejita Miguel-Miri para llegar a Méjico, pues me intento controlar y pienso que si a ellos les ha ido perfectamente, a mi no tiene que irme peor.

Me estreso solo pensando en las miles de cosas que me gustaría hacer antes de partir, el tiempo se me ha echado encima y me ha sido imposible hacer todo lo que quería. Pero bueno, dentro de cinco meses podremos hacerlo. No me preocupo tampoco por ello.

Mañana comenzaré a preparar las maletas, aún no se que me voy a llevar, son tantas cosas que uno no sabe que tomar y que dejar. Lo cierto es que lo único que tengo claro es el portatil desde el que escribo estas palabras. Pantalones, camisas, camisetas, ropa interior, zapatos, zapatillas… 33 kilos de equipaje para cinco meses de estancia.

La aventura comienza en breve, y desde aquí seguiremos informando. Opimundo se convierte en Diario de un talaverano en DF…

¡¡SALUDOSSS!!

 

New Life


Desde mi último post hasta hoy mi vida a ido dando tumbos sin sentido de un lugar a otro, de unas sensaciones a otras… de una vida a otra. Sucesos inesperados y sucesos totalmente esperados han chocado con mi ser en las últimas semanas, y debido a las circunstancias de la vida me encuentro hoy, a una semana de tomar un vuelo destino Méjico D.F. dónde viviré los próximos cinco meses, escribiendo esto.

Una nueva vida, una nueva aventura, un nuevo mundo. Nuevos modos de pensar, querer aprender cada día algo más y evitar cometer errores pasados en el futuro. Madurar, crecer, aprender, seguir hacia delante sin mirar atrás. Mantener recuerdos, creer en los amigos, en la familia, en aquellos que te quieren.

Me pongo triste y alegre. Me pongo nervioso y relajado. Estrés, aventura, viajes, nervios… palabras que se agolpan en mi mente y que debo distribuir perfectamente para no volverme loco. La emoción me embarga y los nervios me estresan… en una semana estaré dentro de un avión, sobrevolando el océano con dirección a Atlanta, ahí bajaré y tomaré otro vuelo dirección Ciudad de Méjico.

Aquí empezará mi nueva aventura, mi nueva vida.

Seguiremos en contacto.