La anciana educación


“Esta juventud de hoy en día no tiene respeto por nada…”, “Estos jóvenes son unos zánganos todos”, “Míralos, sin trabajar y sin hacer na de na…” Estas son las palabras de muchos de nuestros mayores… piensan que siempre somos nosotros, los jóvenes, siempres estamos comportándonos mal, de fiesta, somos ruidosos e irrespetuosos pero ellos no se miran al espejo.

Puede que esto que vaya a escribir no les guste a muchos de los que lo vayan a leer pero es que estoy cansado de esos ancianos irrespetuosos que piensan que por ser mayores tienen mas derechos que los demás.

Trabajo en un cine, y en Madrid durante tres meses mas o menos, todos los martes el cine para mayores de 60 costaba 1€…¿Y qué pasaba? pues imagináos, colas extremadamente largas, quejas porque las salas no se abrían antes (no entienden que una sala se tiene que limpiar entre sesión y sesión, tampoco que no puede haber más gente de la que hay trabajando)

Entre ellos se empujan, se insultan, se sientan en sitios que no les correposponde, porque no quieren sentarse en fila uno, un maldito caos gracias a la incompresnsión.

Otro ejemplo es el de mi novia, ella trabaja en una tienda de ropa para niños y siempre me ha dicho que los peores clientes son la gente mayor. No piden las cosas por favor, sino que las ordenan de malas maneras. Si no tienes lo que buscan te miran con malos ojos y se quejan… se quejan, siempre se quejan. De todo.

El Metro les cuesta 10,5€ al mes… se quejan. El cine les cuesta 1€ y la película no les gusta… se quejan.

Con esto no quiero decir que todos los mayores se quejen, pero si una gran parte que NO RESPETA al resto. Yo trabajo, estudio, no he vivido una guerra, ni tiempos de hambre, pero lo siento no es mi culpa.

Anuncios

“Caos-rrefour”


Ayer, 3 de mayo de 2009, fui a realizar mis compras semanales al Carrefour más cercano a mi casa, que suerte la mía ya que todo el distrito de Hortaleza había decidido también ir al mismo centro comercial a realizar sus compras. carrefour_553-553-copia

Carros, carritos, todos bloqueando los pasillos, todas las cajas abiertas, todas las cajas con colas de más de diez personas cada una, gente nerviosa, muy nerviosa, discusiones en las colas, carros llenos, carros MUY llenos, el caos era increible y yo me volvía loco… como todo el mundo.

Justo cuando nos pusimos en una cola para pagar e irnos un hombre que estaba en otra fila comenzó a quejarse de que el estaba en esa cola… mentira, estaba en otra, pero bueno el que se quejaba y el que estaba delante de mí en la misma fila se pusieron a discutir y Laura, mi novia, pronunció la frase más inteligente que he oído en estos casos… “Mira, así podemos ver que si fuera el fin del Mundo nos mataríamos unos a otros “… es verdad, si no somos capaces de respetarnos para hacer una fila BIEN, y esperar diez minutos, nunca seríamos capaces de respetarnos en una situación extrema.

Decisión: No volver a ir a comprar después de un puente.