Repasando Octubre…


Los días se pasan y no nos damos ni cuenta, el tiempo transcurre y nosotros seguimos el curso que nos dicta la vida como mejor podemos. Ya estamos casi acabando noviembre y a mi estancia en México le queda menos tiempo que más.Los días han pasado demasiado rápido y apenas he dado noticias de mis actividades, ya quedó en lo más lejano de mi memoria la noche de Rock and Roll de los sesenta que viví junto a los tocayos en el salón Xiada. Escuchando a míticos de la canción de antaño, grupos como los Rockin Devils o … Una noche de cinco horas de baile sin descanso en el que podías ver a gente mayor danzando al ritmo de las canciones  más míticas del estilo.

También quedan atrás numerosas programas de la asignatura de televisión en las que nuestra imaginación resalta por encima de todo. Ahí se queda la actuación de The Covers, en la que el gran Jon y un servidor se atrevieron a entonar tres temas para el programa en el que el señor Ricardo Palomino fue el productor. Tres temas que sonasen como sonasen sirvieron para, además de por el resto del conjunto, sirvieron para llegar al diez. Recuerdo que en ese mismo programa grabamos unos playback anteriormente de Raphael y Rocío Jurado cantando el “Como yo te amo” y otro en el que se Ricardo Ayala se metió en el papel de Paquita la del Barrio para interpretar “Me saludas a la tuya”.

Otra grabación que recuerdo con cariño fue la que hicimos para el programa de Jonathan, la de el gran  “Todas Mías”, junto a Fernanda. Primero nos fuimos al parque México, donde grabamos los exteriores y más tarde en el apartamento grabamos la presentación del sketch. Un día magnífico del que salió un gran resultado. Otro gran programa que tengo guardado en la memoria… del ordenador para visionarlo cuantas veces quiera y otro diez de calificación.

También en octubre empezó nuestra manía por hacer montones de cosas con máscaras de luchadores. Y de esto salió una sesión de fotos magnífica para la asignatura de Fotografía. Rompiendo el mito del luchador, los cuatro de siempre, nos unimos para realizar una fantástica sesión fotográfica en la que se perdió toda nuestra decencia… y ahí están las imágenes para demostrarlo. Unas fotografías en blanco y negro que demuestran nuestra calidad como fotógrafos.

Antes de pasar a lo siguiente, casi lo olvido, a principios del mes de octubre se realizaron los exámenes del primer parcial. Lo cierto es que estaba nervioso, mis compañeros me decían que no era para tanto… y fue cierto. Las calificaciones finales fueron 7 en Nuevas Tecnologías II, 8 en Radio, 9 en Propaganda, 10 en Apreciación Cinematográfica, 10 en Fotografía, 10 en Televisión II y 10 en Géneros Periodísticos… notas impensables que valoran el esfuerzo realizado en los meses de trabajo.

Continuamos con estos recuerdos de octubre, como podrás comprobar ya no cuento los días, porque no recuerdo los días exactos de cada cosa. Llegamos a mediados de octubre y llegó la celebración del aniversario de Platillo de la Farándula, el programa de los tocayos cumplía un año y había que celebrarlo por todo lo alto. Primero, cena en un restaurante y después pachanga en el piso, que a lo largo de los meses se ha convertido en el espacio para las fiestas, en lugar de reunión para comer y hablar, en set de grabación… La fiesta resultó muy divertida y las risas, las canciones de Vicente Fernández, Franco de Vita, Juan Gabriel entre otros amenizaron la noche entre cánticos y tequila.

Y se acercaba el final del mes y llegó la visita esperada de la señorita Laura Leblan. Tres días que aprovechamos para visitar lugares y hacerla conocer un poco el DF. ¿Lo mejor? La gran visita a Teotihuacán. Las legendarias pirámides aztecas situadas a poco más de una hora de distancia del Distrito se erigen en medio de una explanada enorme. La pirámide del Sol y la pirámide de la Luna se nos muestran majestuosas en medio de la nada. Impresionantes las vistas desde lo alto de cada una de ellas. Merece la pena el ascenso a pesar del cansancio que acumulas.

Y esto fue octubre…

Anuncios

En cuatro días arrancamos…


Ansiedad, nervios, cabeza a punto de estallar. Mi cuerpo reacciona de un modo impredecible ante el destino que me espera al otro lado del mundo. Méjico será una realidad dentro de cuatro días. Méjico será mi habitat durante los próximos cinco meses. Méjico será mi tierra y espero que ella me acoja con cariño.

El vuelo es lo que más me preocupa, no me engaño, pero viendo lo bien que les ha ido a la señorita Leblan hasta llegar a San Francisco y a la parejita Miguel-Miri para llegar a Méjico, pues me intento controlar y pienso que si a ellos les ha ido perfectamente, a mi no tiene que irme peor.

Me estreso solo pensando en las miles de cosas que me gustaría hacer antes de partir, el tiempo se me ha echado encima y me ha sido imposible hacer todo lo que quería. Pero bueno, dentro de cinco meses podremos hacerlo. No me preocupo tampoco por ello.

Mañana comenzaré a preparar las maletas, aún no se que me voy a llevar, son tantas cosas que uno no sabe que tomar y que dejar. Lo cierto es que lo único que tengo claro es el portatil desde el que escribo estas palabras. Pantalones, camisas, camisetas, ropa interior, zapatos, zapatillas… 33 kilos de equipaje para cinco meses de estancia.

La aventura comienza en breve, y desde aquí seguiremos informando. Opimundo se convierte en Diario de un talaverano en DF…

¡¡SALUDOSSS!!

 

Primeras Impresiones


24 horas después de todo lo sucedido hasta que monté en el avión, aquí estoy, sentado en el colchón donde duermo, cansado, bastante cansado después de pegarme dos horas de clases de baile junto a mi novia. Ha sido divertido, aunque me veo super patoso, intentaré mejorar.

Pero hasta este momento ya han pasado unas cuantas cosas y os las voy a contar…

Llegué al aeropuerto Salgado Filho de Porto Alegre, esperé la maleta, llegó y SORPREEESAAA!!! candado roto… revisé la maleta y por suerte no faltaba nada. Empezamos bien. Allí estaba Laurita esperándome, que alegría, la verdad es que todo lo que tuve que esperar mereció la pena, estar otra vez con ella me hace feliz y en estos momentos estoy feliz, muy feliz.

Tomamos un taxi para llegar hasta su dulce morada. Primera visión de la ciudad de Porto Alegre, es rara, se ve muy antigua, edificios totalmente destrozados, incluso edificios altos de 10 pisos de altura totalmente vacíos, grises, oscuros… llegamos hasta la casa y descubrí lo que me decía cuando hablaba con ella. Justo debajo de su casa viven muchos vagabundos y otra cosa más que aprendí justo antes de subir a casa. No hay cubos de basura, la basura se tira debajo de un árbol y los vagabundos se encargan de que desaparezca…

Subí a casa, amplia con espacio, no está nada mal. Conocí a Laure-Marine, la compañera de Laura, una chica marsellesa muy simpática. Fuímos a comprar, antes de que se hiciera de noche, siempre tienes que salir antes de que se haga de noche pues los “vampiros” de Porto Alegre pueden salir y quitarte la compra y tú no podrás hacer nada. Lo pongo un poco de broma, pero no es broma, la ciudad es peligrosa y la zona en la que estoy más.

Después de esto llegamos a casa y dormí, un poquito de siesta que me vino muy bien. Después cena y a continuar durmiendo.

Acelero porque sino resulta aburrido. Hoy he conocido un poquito más la ciudad, he comido en un buffet libre por 7,5 reais, o lo que es lo mismo… 3€ más o menos. Paseo por el centro, por donde nadie, NADIE lleva cámaras de fotos, por eso no tengo fotos hechas, cualquiera saca una cámara en medio de la calle… desaparece al instante. He conocido a Sergio y a Moacyr, las personas que cuidaron de Laura al pricipio de su aventura y por la tarde clase de baile… cansado me voy a dormir.

Seguiremos informando, desde POA. Un saludo a todos!!

Comienza la aventura…


Aeropuerto de Madrid-Barajas. 22:30 Horas. Aún falta una hora para embarcar, aunque bien se podría decir envionar o enavionar ¿no? Tengo un sueño que me hundo. Los nervio me mantienen despiero  con un ligero malestar en el estómago. Tomo el cuaderno, el boli y decido escribir.

Aquí empieza mi viaje. Un viaje de reencuentro, un viaje de aventura. Ir a Brasil no es cualquier viaje, es cruzar el charco. Serán cerca de doce horas de trayecto en las que espero descansar un poco… tengo sueño.

Aeropuerto de Sao Paulo. 09:02 Horas. En España serán las 14:02 horas. En estos momentos debería estar llegando a Porto Alegre, pero no. Debo esperar hasta las 12:30 porque el vuelo que debería haber tomado a las 7:50 me ha sido imposible de tomarlo.
Llegas a este lugar y lo primero que debes hacer es pasar por la policía para que te sellen el pasaporte. Una hora esperando para un minuto en ventanilla, o menos. Sabiendo que todo está perdido llegas a por tu maleta  cualquier esperanza por tomar el próximo vuelo se desvanece por que debes esperar otro largo rato para pasar por la aduana, aunque no tengas que declarar nada. Ahora sí, mierda, el vuelo cerró sus puertas y no hay nada que hacer. Te dicen que vayas a Iberia a por otro billete para el próximo vuelo

destino Porto Alegre, pero no es Iberia, es TAM, entonces voy a TAM y por fín, consigo mi billete de ida a Porto Alegre. Ahora me toca esperar. Quiero llegar a POA.

¿El vuelo hasta aquí, Sao Paulo? Bien.  Entro al avión y me doy cuenta de que los únicos que tienen TV delante de sus asientos son los “ricos”, los “bussines”. El resto de pasajeros nos conformamos con 4 pantallas medianamente bien puestas.
A parte de esto, me ha gustado bastante ver como hemos despegado y aterrizado en esas pantallas pues el avión tenía una cámara en lo alto de la cola del aparato. En el trayecto dormí, dormí mucho. Han puesto tres películas, una de ellas Star Trek 2009 y no la he visto, el sueño pudo conmigo.

Sigue leyendo

¡¡¡Vacaciones!!!


Puede resultar extraño, pero no lo es. Cuando la mayoría de las personas han acabado sus vacaciones. Cuando los estudiantes vuelven a la rutina de las clases (yo debería, ya que mis clases comienzan el 21), servidor se marcha de vacaciones, reales vacaciones.

Dos semanitas de aventura en Porto Alegre junto a mi novia. Un viaje que espero será inolvidable. Más de diez horas de avión, un transbordo en Sao Paulo y mi destino me acogerá con los brazos abiertos.

No tengo nada preparado, no se que voy a hacer allí, espero que Laura lo sepa. Me gustaría visitar Florianópolis, bañarme en la playa, practicar sandboard, vivir un partido de fútbol en un lugar donde se vive con mucha más fuerza que aquí, conocer gente… la mente se me nubla y no se me ocurren más cosas en que pensar.

Mejor no pienso, a partir del domingo pensaré, quiero llegar, gritar, decir que estoy en Brasil, bailar, cantar mal, probar la caipirinha de fresa xD… quiero disfrutar de quince días de VACACIONES!!!!!!